Blog


Suscríbete a la fuente RSS.

O sígueme en Twitter para actualizaciones



¿De qué va este blog?

Soy Javier Barrios y este es mi sencillo blog, que he creado con PHP simple. En él comparto mis conocimientos profesionales a través de una colección de mis pensamientos y notas sobre ilustración, diseño de páginas web, redes sociales, marketing de contenidos, blogging y otros temas al azar relacionados con el marketing online en general.



Si te gusta esto

Este blog vive de sus lectores. Si te gusta y puedes, contribuye para mantener esta web en marcha. Gracias. (Aquí hay más detalles)




Noticias sobre diseño

Usamos una librería externa de PHP para poder mostrar noticias de otras webs en nuestra página

Ver noticias




Registrarse o Ingresar



Blog Personal
 

Siete señales de que no debes continuar como candidato

Publicado por Javier Barrios en Trabajo


Si has estado buscando empleo durante mucho tiempo es más que probable que te hayas encontrado con la típica entrevista "sospechosa" que te genera dudas de inmediato. Desde luego, siempre es positivo -a nivel personal y a nivel profesional- que nos hagan una oferta laboral, para aprender de lo bueno y para aprender de lo malo, pero como en todo, cualquier moneda tiene dos caras y en los extremos nunca se encuentra toda la verdad.


Muchas empresas publican ofertas de trabajo sin tener muy claro que el interés ha de ser mutuo y ha de demostrarse también por parte de la empresa. Por eso, en esta ocasión os traigo estas sutiles pistas que os pueden poner en alerta cuando estéis optando a un trabajo y habéis notado que algo no os acaba de convencer.


Seis motivos para no aceptar trabajar para una empresa (o el listillo de turno, como verás en el último de ellos):



1. Llegan tarde a la entrevista


Quien no se toma en serio el primer contacto con el que puede ser un nuevo trabajador a su servicio, no está demostrando ningún interés. Si no están interesados en ti, es que no te van a ofrecer buenas condiciones, ni se van a preocupar de que trabajes a gusto, digan lo que digan.


Si son así de informales el día en que te van a conocer, más vale que la entrevista no se produzca, por tu bien. Espera los cinco minutos de cortesía, procura avisar a quien te recibíó de que tienes que hacer otras cosas y, si aún así, no entras a hacer la entrevista en un cuarto de hora, sal de ahí enseguida y aprovecha el resto del día sin perder más tiempo.



2. No ofrecen nada durante la entrevista


Lo lógico es que te expliquen a qué se dedica su empresa, cuáles son las cosas que la diferencian de otras y las razones por las que un futuro empleado como tú puede querer trabajar en la empresa. Sin embargo, a veces no aportan esa información e incluso evitan darte detalles si preguntas al respecto. Como caso extremo, recuerdo el de una empresa que ni siquiera quería identificarse ni especificar el puesto que ofrecia hasta el momento mismo de realizar la entrevista. ¿Cómo vas a confiar en una empresa que no es capaz de decir cuál es y qué puesto de trabajo quiere cubrir?


Si la empresa se limita a decirte el sueldo, las vacaciones pactadas, etc., es que les interesas lo mismo que los otros candidatos. Si no te dice cuántos otros candidatos hay, seguramente habrá pocos o ninguno que se planteen trabajar para ellos. Lo más seguro es que seas para ellos un número más, una caja negra que tiene que convertir un salario en una cantidad de dinero más grande. Sal corriendo.



3. No muestran interés por ti


En alguna ocasión me entrevisté con empresas que no tenían el más mínimo interés en mí. Se dedican a hacer una presentación grandilocuente de sí mismas y no profundizan lo necesario en las aptitudes del candidato. Todo se limita a una exposición sobre la propia empresa. Nada más.


Si lo único que te cuentan en la entrevista es lo grandes que son, y su estupenda visión a largo plazo, pero no te dicen cuál es tu papel (¡y por qué!) en esos planes, es que sólo eres un número. Te conviene trabajar en una empresa que valore lo que eres y lo que sabes hacer; sólo así te valorarán y lucharán por ti como tú vas a luchar por ellos.



4. Se insiste mucho en el sueldo variable


Si las propuestas sobre el salario no son claras desde el principio y coherentes en su proporción fijo-variable, esa es una señal de que en el mejor de los casos están dispuestos a pagarte lo mínimo, pero que no están dispuestos a comprometerse con un sueldo acorde a lo que tú hagas.


Una empresa que sólo ofrece sueldo fijo es porque sólo sabe dirigir a empleados que calienten la silla, porque no sabe dirigir por objetivos. Malo. Pero si una empresa te ofrece un sueldo con un variable muy grande... sospecha: o te explica claramente cómo se decide de forma objetiva el variable, o es que te quiere explotar. Si te dicen "ya lo iremos viendo, que alguien de tu perfil seguro que lo hace muy bien y se forra", levántate de la entrevista, da las gracias y desaparece.



5. Piensan que las leyes son sólo para los demás


Quizás no te queda muy claro cuál es el convenio que se aplica en ese sector y ellos tampoco te lo dicen. Pregúntalo. Si no pueden permitirse el lujo de alguien que exige el respeto a la ley, ese no es el sitio adecuado para tí. No te conviene para nada trabajar en una empresa que se burla abiertamente de que exijas ese cumplimiento. Con semejante punto de partida, piensa qué otras cosas serán capaces de hacer cuando ya estés trabajando para ellos.


Si la empresa te dice que "a veces hay que hacer un sacrificio por la empresa", pero no tiene una política clara de retribución de los sacrificios (por ejemplo, "por cada hora extra, es una hora de vacaciones"), es que te quieren explotar.



6. Publican una oferta de empleo y realmente es un proyecto personal


Este caso se suele dar con candidatos diseñadores e informáticos. Alguien publica una oferta utilizando un portal de empleo (incluso los del SEPE en cada autonomía), pero resulta ser algo muy distinto. Una vez respondida la oferta, te contactan para decirte que os citan a todos los que estáis interesados para contaros un proyecto. Algo empieza a oler a chamusquina.


Finalmente, resulta ser que te explican una idea de lo más bizarra (o un batiburrillo de ellas) y os piden que hagáis en casa un trabajo y se lo enviéis antes de una fecha tope. Es decir, que ellos ponen una idea (que las tenemos todos) y el trabajo de implementarla, pretenden que se lo hagan los demás sin cobrar un duro. Porque lo de la remuneración... lo hablarán después con los que finalmente sean seleccionados. Claro.


Todavía hay quien tiene la desfachatez de hacerte firmar una hoja para que te comprometas a no copiarle la idea (imposible cuando ésta es una nebulosa de vaguedades inconexas y el proyecto no lo entiende ni quien lo ha creado) y filmar la presentación en video. Increíble.



7. La entrevista es demasiado corta


Evidentemente, no hay una duración estándar para una entrevista de trabajo, pero la mayoría de los entrevistadores suele extenderse más de lo que tienen previsto cuando un candidato les empieza a gustar de verdad. Procuran indagar en más aspectos de ese individuo y esto hace que la duración de la entrevista se amplíe.


Por tanto, cuando sales de una entrevista en la que te han retenido durante dos horas, hay más probabilidades de que les hayas interesado de verdad. No es una garantía, aunque sí una buena señal.



En resumen: Procura evitar ser contratado por la persona equivocada, España es un país en el que abundan más los empleadores perjudiciales que los rumores en la prensa rosa. Si ves indicios de que el interés es más bien nulo o de que lo que intentan es aprovecharse de tí, quizás la decisión de un descarte debas tomarla tú.


Espero que te haya gustado este post, si tienes experiencias personales similares hablemos en redes sociales. No te olvides promocionar mis contenidos como si no hubiera un mañana.

Comentarios


Para dejar un comentario hay que ser un usuario registrado. Registrar o Ingresar

Gadgets